LA ENSEÑANZA DE LAS CIENCIAS EN CONTEXTOS ESCOLARES.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La educación es el  eje principal de  producción de un país a nivel científico, es por esto necesario y urgente que los ciudadanos de este mundo globalizado se encuentren acordes con los últimos adelantos científicos y tecnológicos, es allí donde deben aunar  esfuerzos los docentes, que enseñan  ciencias en edades escolares, de este tipo de alfabetización científica, depende que los hombres puedan estar en capacidad de inferir de forma sistemática las consecuencias  de las acciones que muchas veces él  ejerce sobre su entorno.

Pero para comprender lo que hasta el momento se ha  dicho, es necesario identificar las miradas deformadas, como el hombre de a pie ha entendido  la forma como se hace ciencia, entendiendo por un lado de donde han salido estos conceptos de ciencia deformada; algunos ambientes informales, como los cómics, programas de historietas animadas, televisión y cine son los que han influido en la imagen distorsionada que tienen los estudiantes de la investigación científica: ya que los estudiantes ven la investigación científica, bajo una concepción  empirista, ateórica, aproblemática, a histórica, rígida e  Individualista.

Es así como los medios de comunicación  se han encargado de deformar la concepción popular de ciencia, algo característico de esta distorsión, es la que muestra que toda investigación científica se hace en solitario o la imagen sexista de que los hombre son exclusivamente quienes hacen ciencia, o la visión ateórica y empirista en el que se resalta la observación desligada de cualquier planteamiento teórico; hay infinidad de  programas donde se puede observar esta mirada deformada de ciencia, uno de estos programas, son los   pitufos, donde se observa a papá pitufo haciendo ciencia de  forma ateórica y empirista.

En el mismo orden de ideas han de hallarse  soluciones que cambien la  mirada popular y deformada de ciencia que tienen los estudiante en edad escolar y universitaria, y para esto es necesario que los futuros docentes de ciencias, logren transformar las prácticas de enseñanza, para  deslindar la concepción de ciencia deformada que tienen los estudiantes y algunos docentes que en su caso podrían ser una gran mayoría de ellos,  para  transformar el pensamiento científico  de los alumnos ha de empezarse con el de los  docentes y más aún  ha de  modificarse el currículo dentro de la enseñanza de ciencias, dejando de lado la mirada propedéutica ya que esta siempre a estado enmarcada dentro de los paradigmas científicos de lo que es ciencia normal, según  Khun (2004), es de vital importancia, dar claridad al delineamiento del currículo, es  a través de él como se condiciona la actividad didáctica. El elitismo no puede ser  un baluarte científico de la ciencia,  más que un baluarte es lo que a estancado el desarrollo didáctico de las ciencias, ha sido  esta concepción elitista la que ha roto con el interés y el deseo, o por que no decirlo con el sueño de aquellos estudiantes que en algún momento han pensado en hacer ciencia.

Esta puerta angosta de la ciencia tan parecida a la parábola del camello que debe pasar por el ojo de una aguja, es la concepción que niega la oportunidad a estudiantes  de poder formar parte de grupos de investigación, todo según algunos, por que no cuentan con una formación investigativa.

Por lo cual ha de  enfatizarse  la relevancia que tiene la enseñanza de las ciencias y el porque es de gran importancia un diseño curricular de las ciencias ya que es el currículo el que ha de llevar al éxito de la enseñanza de las ciencias, según José Gimeno sacristán “el currículo no puede concebirse como un esquema general donde se sistematizan problemas, aunque esto sea importante, sino como un análisis de la práctica, como una ayuda para descubrir lo que ocurre en la práctica”.

Pero para Sthenhouse (1984): “El currículo es una tentativa para comunicar los principios y rasgos esenciales de un propósito educativo, de forma tal que permanezca abierto a discusión crítica y pueda ser trasladado efectivamente a la práctica”, (pág. 29), existen mas concepciones sobre lo que es el currículum, por ello es difícil encontrar una definición  que sea aceptada por todo el mundo, al realizar un diseño curricular lo que se pretende es planificar, las actividades para darles forma y  adecuar los contenidos de las ciencias a las peculiaridades de los niveles escolares.

Por lo tanto se debe   contar con prácticas de enseñanza de las ciencias, que marquen la vida escolar de los estudiantes, para que así se pueda romper con la imagen  deformada que los medios de comunicación y los cómics  han vendido, para que desde las aulas los estudiantes descubran que la ciencia es una disciplina teóricamente fundamentada, que no es una disciplina de características  ateóricas que funda sus análisis en observaciones desligadas de cualquier planteamiento teórico.

Hay quienes han asumido la enseñanza de las ciencias como una empresa racional, más aún desde que se le ha dado el estatuto de ciencia a la didáctica, pero se tendría que definir en este trabajo un significado de lo que es la didáctica y el porqué ha de vérsele como ciencia que se centra en el proceso de enseñanza; Camilloni, (2008), dice que “La didáctica es una disciplina teórica que se ocupa de estudiar la acción pedagógica, es decir, las prácticas de la enseñanza y que tiene como misión describirlas, explicarlas, fundamentarlas y enunciar normas para la mejor resolución de los problemas que estas prácticas plantean a los profesores”.

Pero la enseñanza de las ciencias debe  desligarse del desarrollo que tuvo durante el siglo veinte cuyo engranaje fue delimitado por una enseñanza de carácter propedéutico,  no se pretende negar el desarrollo propedéutico a nivel didáctico si no determinar que no es la única herramienta didáctica para la enseñanza de las ciencias, la cual debe hacerse desde  un concepto epistemológico de modelo científico.

Pero cual es el concepto de modelo, una de las concepciones del concepto de modelo, fue expuesta por M. Scheler, (1926),  el cual precisa al modelo científico, como un modelo lógico que permite estudiar los fenómenos de la naturaleza en términos de explicaciones mecánicas, o  estructura conceptual que ordena descripciones para ser estas finalmente sistematizadas; pero para  Khun, (1972), los modelos son los que llevan a los científicos a hacer ciencia normal, definiéndolos en la estructura de las revoluciones científicas como paradigmas compartidos.

Podría llegar a pensarse que el modelo hace parte de la especulación que se desprende de la razón pura del científico, ese pensamiento a priori que estudia y  analiza los fenómenos que pueden ser considerados como representaciones en si mismas.

Según  Gallego, (2004), expone en su trabajo que hay que diferenciar el tipo de modelo científico del que no lo es, además se debe tener en cuenta que los modelos son analogías de los sistemas reales y que hay una gran necesidad de diferenciar una analogía de una metáfora para analizar la construcción científica, ya que las analogías son representaciones de semejanzas; el modelo lo que permite describir es la posible construcción o forma de  ver lo que es o lo que parece ser pero que esta encubierto.

De forma mas clara y entendible lo que se propone la ciencia es descubrir lo que está en frente de nuestros sentidos, pero que en palabras populares podríamos determinar como lo que está frente a nosotros pero no logramos entender y es esto lo que pretende desarrollar la didáctica científica, basada en el modelo, que los estudiantes en edad escolar puedan identificar la relevancia de la ciencia.

En este mismo hilo argumental se hace necesario ante todo identificar las finalidades de la ciencia en pleno siglo XXI  que estaría determinado por una alfabetización científica y tecnológica que engloba el mundo de hoy donde los medios de comunicación han roto con las fronteras de los países y los han unido.

Es en este siglo XXI donde el desarrollo científico debe partir de una formación científica  cuyas metas de alto impacto deben estar supeditadas no simplemente en una enseñanza propedéutica de las ciencias, o en un modelo epistemológico, si no que debe contar con una formación axiológica, que se encuentre impregnada de valores y normas culturales.

Es por esto que el saber científico debe ser adaptado para posibilitar la enseñanza de los conceptos de las ciencias que han de ser  manejados desde una didáctica especial de cada ciencia; (Rafael Flores Ochoa 2005), explicita que el estatuto epistemológico de toda ciencia es su enseñabilidad, la cual no podemos confundir con la enseñanza “La enseñabilidad de las ciencias desconocida para los profesores, debe constituir el punto de partida imprescindible para la enseñanza de las ciencias”.

Esta enseñabilidad de las ciencias ha de verse desde lo que un grupo de especialistas franceses ha  denominada transposición  o los ingleses recontextualización  didáctica, para transformar la ciencia en enseñanza escolar;  para poder enseñar bien,  no es suficiente con tener el conocimiento del contenido, ya que enseñar es un arte complejo, en el que se debe ser diestro a la hora de aplicar y manejar técnicas y estrategias didácticas encaminadas  a solucionar los obstáculos con los que el estudiante de ciencias se encuentre en el camino de los aprendizajes.

Existe   actualmente  la necesidad de que  los docentes de ciencias orienten a sus estudiantes, para que estos identifiquen a tiempo las miradas deformadas de la ciencia y  así mismo reconozcan  la relevancia de esta en sus vidas; determinando las finalidades de la ciencia y sus metas, las cuales deben encaminar hacia una pedagogía de las ciencias de la naturaleza que debe verse de una forma mas humanista, en el que la sociedad participe de forma democrática, en la toma de decisiones que guien la ciencia y la tecnología.

REFERENCIAS.

Flores, Ochoa. Rafael. (2005). Pedagogía del conocimiento, Bogotá D. C, Mac Graw Hill.

Thomas, Samuel. Khun. (2004). La estructura de las revoluciones científicas, México, Fondo de Cultura Económica.

Sacristán, José. Gimeno. y Pérez , Gomes. Ángel. (2000). Comprender y transformar la enseñanza, Madrid (España), Morata.

Stenhouse, L. (1998), Investigación y desarrollo del curriculum. Madrid. Morata.

Gallego, Torres Adriana Patricia. (2006) Imagen popular de la ciencia transmitida por los cómics. Rev. Eureka. Enseñ. Divul. Cien., 2007, 4(1), pp. 141-151.

Acevedo, Díaz José Antonio. (2004). Reflexiones sobre las finalidades de la enseñanza de las ciencias: Educación científica para la ciudadanía. Revista Eureka sobre Enseñanza y Divulgación de las Ciencias, Vol. 1, Nº 1, pp. 3-16

Gallego, Badillo Rómulo. (2004), Un concepto epistemológico de modelo para la didáctica de las ciencias experimentales, Revista Electrónica de Enseñanza de las Ciencias Vol. 3 Nº 3.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s